20
Nov
09

Saulo Torón y el mar

PRELUDIO.

El mar es a mi vida
lo que al hambriento el pan;
para saciar mi espíritu
tengo que ver el mar.

El mar me da la norma
y el ansia de vivir:
su majestad es ciencia
suprema para mí.

Palabras de los siglos,
obras de eternidad,
¿qué sois ante la inmensa
sublimidad del mar?

Partículas del polvo
qu el viento alza al barrer,
que al sol brillan un punto
y luego no se ven.

El mar es lo diverso;
lo eterno está en el mar;
es múltiple, absoluto,
y siempre universal.

Yo he visto al mar alzarse
soberbio de altivez;
y luego, humildemente,
tenderse ante mis pies.

El mar guarda el secreto
de toda comprensión;
su espacio es el palacio
de la imaginación.

El mar del mediodía
radiante en claridad,
es un influjo activo
de vida y ansiedad.

Y en el ocaso de oro
y en la mañana azul,
el mar es siempre norma
de fuerza y de salud.

Yo al mar le debo entera
mi vida, que es un mar:
un mar de sentimiento
y de serenidad.

Por eso el mar ejerce
en mí tanta atracción…
Lo que hay dentro de mí
es mar y corazón.

Mar violento o pacífico,
mar encalmado o brioso,
mar sombrío,
mar luminoso:
yo sé el secreto
que guardas en tu fondo.
Sé el misterioso impulso,
el indomable encono
con que impetuoso muestras
tu ceño pavoroso:
y sé en la paz amable
y amplia de tus reposos,
el hálito que mueve
tu corazón recóndito.
Tus iras, tus bonanzas,
tus espejismos todos,
revelan claramente
tus sentimientos hondos…

Yo sé que el ansia tiene
su límite en el ocio,
que la esperanza muere
si es imposible el logro;
que todo se derrumba
y se convierte en polvo,
que todo cambia y muere
al más ligero soplo.
Pero tú, mar excelso,
mar augusto o brioso,
pacífico o violento,
sombrío o luminoso,
eres el mismo siempre:
potente y misterioso
y múltiple…porque tienes
la eternidad en tu fondo.

Imagen
CAPRICHO
El cristal de la mañana
se rompió y cayó en el mar;
yo lo miro hecho pedazos
sobre las olas brillar.

Quién pudiera -¡oh, eterno niño!-
sus pedazos recoger,
y formar un cristal nuevo …
ipara volverlo a romper!

Saulo Torón : Canciones de la orilla

Mar tranquilo, mar en calma,
espejo del alto cielo,
lámina de azul intacta,
quién pudiera
sobre tí dejar grabadas
la palabra nunca escrita,
la idea jamás soñada! …

Saulo Torón (Frente al muro, 1963)

Mar rumoroso y blando, mar risueño
de la playa de luz donde he vivido,
ante tu inmensidad todo es pequeño,
amigo eterno del peñón querido.

Tu manso arrullo es ideal beleño
para el doliente corazón herido;
tu azul, remanso del celeste ensueño;
tu inquíetud, anhelo de algo presentido.

Ante ti el alma elévase más pura.
Más luminosa y viva es la hermosura
del sol naciente cuando en tí se vierte.. .

¿Qué sería de mí vida, torpe y vana,
si no oyera tu voz cada mañana,
si cada día no pudiera verte?

Saulo Torón (Frente al muro)

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: