14
Nov
09

EL CASTIGO DEL ATLANTE (I)

teide seminevado

EL CASTIGO DEL ATLANTE

Encendamos las lámparas radiosas
de la imaginación, y penetremos
en regiones medrosas,
en el brumoso reino de los mitos
y las viejas leyendas fabulosas.
Allá nacieron los extraños ritos
de religiones muertas, olvidadas…
¡Vago mundo de sombras inquietantes
que pululan, flotantes,
en vastas extensiones ignoradas!
Ante nosotros se abre
la inmensidad del mar: «Mar Tenebroso»,
arcano rumoroso…
Crucémosle con ánimo valiente,
y fija la mirada en occidente,
atrás dejamos la comarca hespérica,
luminosa y riente:
nos llama, nos atrae, ¡absurdo anhelo!
esa linea quimérica
donde se junta con el mar el cielo.
Sin cesar avanzamos.
¿Tendrá fin nuestro viaje?
con inquietud medrosa preguntamos…
Todo es silencio en torno… Hasta que un dÍa
a un peñascoso, tétrico paraje,
llega el bajel de nuestra fantasía:
y una voz angustiosa nos aterra
que grita: «¡Deteneos:
estáis en el extremo de la Tierra!
¡Acaba vuestro mundo aquí, mortales:
no huelle vuestra planta otros umbrales!»

Anuncios

0 Responses to “EL CASTIGO DEL ATLANTE (I)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: